Inicio Deportes En Bucaramanga no hay dónde entrenar Roller Derby

En Bucaramanga no hay dónde entrenar Roller Derby

La disciplina deportiva de contacto que se practica en Bucaramanga, se queda sin lugares de entrenamiento, a puertas del torneo nacional que se realizará en Bogotá. Inderbú desconoce esta modalidad del patinaje y les exige federarse.

COMPARTIR

Por Katherinne Castañeda C.

mcastaneda274@unab.edu.co

Ante la falta de apoyo por parte de entidades como el Instituto de la juventud, el deporte y la recreación de Bucaramanga, y el Instituto departamental de recreación y deportes de Santander, las calles de Bucaramanga se han convertido en escenario para los entrenamientos de disciplinas alternativas como el Roller Derby.

“No contamos con los espacios adecuados para practicar este deporte y los pocos espacios que existen nos han sido negados tanto en entidades públicas como privadas”, aseguró Natalia Puentes Echevarría, capitana del equipo femenino, ‘Pink Sucks’. El Roller Derby es una práctica deportiva poco conocida en Santander, y ‘Pink Sucks’ o el rosado apesta como se traduce, es el único equipo santandereano que existe, lo cual representa un obstáculo, pues no tienen otros jugadores para retarse y mejorar las destrezas a la hora de llegar a torneos a enfrentarse con otros a nivel nacional.

El Roller Derby es un juego de contacto cuerpo a cuerpo, nacido en Estados Unidos en 1922. Años después se convirtió en un espectáculo y en la actualidad es una disciplina deportiva, regulada por la Wftda (Women’s Flat Track Derby Association) algo así como la Asociación femenina de patinaje plano. Juan José Acevedo Arias, entrenador de ‘Pink Sucks’ dice: “al ser los únicos en la ciudad, se hace más difícil porque no tenemos otros grupos para foguearnos. Si queremos enfrentarnos con otros equipos nos toca viajar a otras ciudades. Así que no tenemos una medida para el rendimiento deportivo y a la hora de competir nos toca con lo que tenemos”.

La falta de equipos y el limitado acceso a los espacios que se requieren para entrenar implica un esfuerzo económico para los deportistas. “Hemos tocado muchas puertas y enviado muchas peticiones a Inderbú, Indersantander y a la administración de Floridablanca, y no hemos recibido una respuesta positiva. Por ejemplo, el anterior director de Inderbú nos autorizó permisos para usar el Coliseo Vicente Díaz Romero, pero a la hora de entrenar allá nos niegan el espacio.

La disciplina deportiva de contacto que se practica en Bucaramanga, se queda sin lugares de entrenamiento, a puertas del torneo nacional que se realizará en Bogotá. Inderbú desconoce esta modalidad del patinaje y les exige federarse. En Indersantander nunca nos han respondido las peticiones, y las autoridades de Floridablanca son muy inestables por los cambios de administración”, afirmó María Maldonado Delgado, jugadora y ex capitana de ‘Pink Sucks’.

En Colombia no existe reglamentación para el Roller Derby, pero si existe una federación que regula a las ligas de patinaje, llamada Fedepatin. Esta asociación se encarga de reunir a los patinadores del país y brindarles garantías para que sean deportistas de alto rendimiento, pero el Roller Derby se rige por un ente internacional. “Estamos reglamentados por la Wftda a nivel mundial que es como el equivalente a la FIFA en Roller Derby. Nosotros no estamos asociados a ninguna entidad colombiana, aunque Fedepatin quiere federarnos”, confirmó la capitana, Natalia Puentes Echevarría. ‘Pink Sucks’ está conformado por nueve patinadoras entre los 18 y los 24 años.

De lunes a viernes entrenan de seis a nueve de la noche y los fines de semana de tres a seis de la tarde. Cualquiera puede participar en la disciplina del Roller Derby, siempre y cuando cuente con el equipamiento necesario y una asistencia puntual a los entrenamientos.

“Nosotras entrenamos tres veces por semana o más, por eso este deporte no es solo para rodar, no es un hobby, esta es una modalidad competitiva, recibimos personas desde los 14 años. También se necesitan patines de cuatro ruedas, los protectores para manos, codos, rodillas, protector bucal y casco”, explicó Puentes Echevarría.

Sin embargo, los entrenamientos son la piedra en el zapato para el equipo femenino y el masculino que se está empezando a conformar, puesto que, durante gran parte de 2015 y lo que va corrido de 2016, los jugadores de ‘Pink Sucks’ han tenido que practicar en la calle, en los parques o en la plazoleta detrás de la Alcaldía de Bucaramanga.

“Cuando entrenamos en el parque San Pío tuvimos problemas con los jugadores de baloncesto porque la gente siempre estaba pensando que por ir en patines debíamos pertenecer a una pista de patinaje”, según comentó Puentes Echevarría. Las extensas jornadas de entrenamiento se llevan a cabo en la intemperie, poniendo en riesgo la salud y la seguridad de cada integrante del juego, sumado a la dificultades que genera practicar esta disciplina en un piso no apto para patinar.

“El Roller Derby es marginado, no es tomado en serio como los otros deportes extremos. La calle no es adecuada porque el piso no es liso, estamos expuestos al clima, a la inseguridad ya que el equipamiento es costoso. Nosotros necesitamos entrenar en pista plana, piso de coliseo.

Así se juega a nivel nacional, además porque las caídas son menos peligrosas que en un piso de cemento”, dijo el entrenador, Juan José Acevedo Arias. Por otro lado la capitana, aseguró, “los entrenamientos son más agrestes en la calle, porque las ruedas se desgastan más rá- pido, las protecciones se dañan más rápido y eso nos genera sobrecostos”.

La respuesta de Inderbú

Ante esta situación, las entidades públicas no dan respuestas claras, en parte por falta de conocimiento del deporte. “Es que si no están legalmente conformados, no pueden entrenar en los espacios del Inderbú. Esto es para deportistas de alto rendimiento”, comentó Shirley Rodríguez, jefe de prensa de la entidad.

Mientras que Roberto Riquelme Passow el subdirector técnico respondió: “Ellos se tienen que poner de acuerdo con la liga de patinaje para ver los espacios que hay para entrenar. Este año ya se publicaron los horarios de los entrenamientos en la asamblea anual. El Inderbú autoriza los espacios, pero primero tienen que hablar con el presidente de la liga de patinaje. De todos modos no hay espacios, de pronto les sirva la cancha de Hockey del patinódromo de Real de Minas porque en el Coliseo Bicentenario ‘Alejandro Galvis Ramírez’ no pueden entrenar, entre otras cosas porque estará en remodelación hasta septiembre”.

Los equipos de Roller Derby a nivel nacional tomaron la decisión de no federarse dado que no podrían competir con quienes no pertenezcan a Fedepatin, además se tendrían que generar otras reglas. “El ciento por ciento del Roller Derby no están federados, si nos federamos no podríamos competir con los demás, Fedepatin no nos dejaría competir sino estamos bajo su regulación.

Además el Roller Derby es incluyente, no importa si eres bajo, alto porque lo que importa es tu desempeño. Las federaciones no permiten eso”, resaltó Puentes Echevarría. Por ahora el panorama de ‘Pink Sucks’ es seguir pidiendo apoyo de las entidades y preparándose para los nacionales que se realizarán del 8 al 10 de agosto en la ciudad de Bogotá

Universidad Autónoma de Bucaramanga
COMPARTIR