COMPARTIR
En imagen el predio Los Arroyos, lugar donde supuestamente presuntamente existe el nacimiento de agua en discusión. /FOTO TOMADA DE LA PÁGINA DE FACEBOOK DE LA ORGANIZACIÓN CÍVICA PARA LA DEFENSA DEL AGUA EN RUITOQUE

Una acción popular interpuesta por Fabián Enrique Barrera Ruiz, dueño del predio La Esquinita, ubicado en Ruitoque Condominio, busca la protección y conservación de un supuesto nacimiento de agua en el predio Los Arroyos, propiedad de la Inmobiliaria y Subrogaciones Financieras S.A.S, contiguo al del actor popular.

Estos predios (La Esquinita y Los Arroyos), junto con otros dos (Parque Puyana y Las Piedras), eran uno solo que pertenecía inicialmente a la familia Parra Neira, que posteriormente fue dividido en cuatro partes entre las que se encuentran las propiedades de los implicados.

Entre los entes demandados por el Actor Popular están: Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB), Secretaría de Planeación de Piedecuesta, Policía Ambiental y la inmobiliaria mencionada previamente.

La Inmobiliaria y Subrogaciones Financieras S.A.S tiene como apoderado judicial al abogado Óscar Jahir Hernández Rugeles, quien confirma que no se pueden complacer las peticiones del actor popular puesto que: “Primero no se puede convertir en una reserva natural este terreno ya que solo tiene unos cuantos árboles en la parte de abajo y no es bosque primario, es bosque secundario, esto quiere decir que no es originario del sector. Segundo no se pueden proteger nacimientos de agua inexistentes dentro del predio que representa. Tercero no podemos asegurar que no vayamos a construir nada dentro del terreno. Se estaría violando el derecho a la propiedad en materia constitucional, de poder hacer en el terreno lo que la ley nos permita hacer”.

Al respecto de este escenario, Jairo Camacho Prada, secretario de Planeación de Piedecuesta, aseguró que “de acuerdo al Plan de Ordenamiento Territorial de 2003 podría pasar una quebrada por este predio (Los Arroyos), pero no habla de nacimientos de agua. Ya le hicimos la consulta a las autoridades ambientales para que ellos nos definan si hay o no”. Además de esto, Camacho Prada confirmó que “el propietario solicitó un movimiento de tierra que Planeación le otorgó en la administración pasada. Ese permiso a raíz de unos inconvenientes, un juzgado ordenó cesar todos los tipos de permisos y se suspendió la licencia otorgada en su momento”.

Un estudio topográfico hecho en febrero de 1998 por Luis Eduardo León Amaya a la propiedad inicial (familia Parra Neira), identificó en el plano unos nacimientos de agua que actualmente estarían ubicados en el predio Los Arroyos. Ese concepto fue dado por el topógrafo porque había un hueco, pero como él mismo afirmó: “No soy la persona para dar ese concepto, yo hago topografía. Simplemente por la forma del terreno dije que eso era un nacimiento”.

Un informe técnico hecho el 30 de noviembre de 2015 por el ingeniero Julio Roberto Camargo Gómez, identificado en aquella época como coordinador de Recurso Hídrico de la Cdmb, buscaba elaborar “un concepto técnico” con base en un análisis de estudio hidrogeológico (pagado por Inmobiliaria y Subrogaciones Financieras S.A.S), elaborado por la empresa Hidroingeniería al predio Los Arroyos. Dicho estudio recomendaba “dado la presencia de un flujo de agua en el área de estudio, establecer unas áreas de aislamiento conformadas por vegetación natural a ambos lados de la corriente, basado en las normas técnicas para el control de la erosión y para la realización de estudios geológicos, geotécnicos e hidrológicos de la Cdmb, la cual establece una distancia de 15 metros desde la línea de base proyectada de altura de lámina de agua para un periodo de retorno de 100 años”.

El principal inconveniente en este lio penal es que no se ha determinado, por parte de las autoridades ambientales, si hay o no dicho recurso hídrico proveniente del lote en discusión. Así lo asegura la respuesta radicada el 25 de enero de 2017 por la AMB, hacia la señora Nohora Clemencia Manrique Nassar, apoderada judicial del Actor Popular, en donde se asegura que “no existe un estudio hidrológico, hidrogeológico, geotécnico ni biológico realizado por la autoridad Ambiental Urbana” dentro de este predio que determine dicha existencia. Del mismo modo la AMB ratifica “ejercer supervisión dentro del predio denominado Los Arroyos, con el fin de que no se adelanten movimientos de tierra, construcciones y/o se instalen materiales o elementos de obra de construcción”.

La  contaminación de la quebrada

La Ruitoca es una quebrada que nace en la Mesa de Ruitoque y desemboca en el río de Oro. Cuenta con una longitud de aproximada de 9,78 kilómetros y es una de las más biodiversas del país, como lo asegura Carlos Arturo Ardila Rodríguez, ictiólogo y docente investigador en la Universidad Metropolitana de Barranquilla. “Esta quebrada es un orgullo nacional, tiene 23 especies de peces, de las cuales seis son únicas en el mundo, tres de ellas ya se han extinto”. Una de estas especies extintas es la Gymnotus Ardilai, descubierta por Ardila Rodríguez y que fue bautizada en honor a su familia. Otra de las especies endémicas (que solo es posible encontrarse de forma natural en ese lugar) de este afluente, descubierta por el ictiólogo, es la Lebiasina Floridablancaensis o pez volador. El científico señala que la quebrada está deteriorada por los escombros y desechos que se precipitan, además de la mala deforestación para dar paso a cultivos de maíz, maracuyá y limón. Asimismo las actividades de avicultura y ganadería afectan este ecosistema.

Alirio Quintero Cala es el administrador de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado del Valle de Ruitoque, organización que abastece entre 358 a 370 usuarios de esa zona. La comunidad, en gran porcentaje, consume de esta agua que es altamente contaminada. Quintero Cala asegura que es solo para riego, pero que ante la necesidad, las personas la consumen. “El agua que suministramos es para riego, no potabilizada y eso lo sabe la comunidad. Lastimosamente no se tienen los recursos para pagar la potabilización. No conozco el sitio donde está ubicado (supuesto nacimiento en el predio Los Arroyos) pero por la información que tengo de la persona que instauró la acción popular, de la cual yo soy coayudante, es un nacimiento que indudablemente nos favorece a nosotros porque esa agua es captada abajo para los usuarios del sector”, recalcó el administrador de dicha organización.

La autoridad ambiental encargada

La AMB, en su facultad de autoridad ambiental urbana, no cuenta con los mecanismos para determinar si en una zona hay o no un nacimiento de agua, “generalmente lo que se hace es contratar los estudios de alguna empresa privada. Dentro del marco de un proceso legal, la carga en materia ambiental está en los presuntos infractores, estos presentan unos estudios que estamos esperando que nos alleguen y veremos qué determinación toma el juez Víctor Emilio Hernández Jiménez para hacer la evaluación correspondiente”, declaró Helbert Panqueva, profesional especializado de la subdirección ambiental de la AMB. Igualmente aseguró que en el momento no han tomado medidas respecto este caso, ya que no se ha cometido ninguna infracción en materia ambiental.

Los nacimientos de agua son recursos hídricos que al ser reconocidos como tal, requieren de un aislamiento de 100 metros para su preservación. 200 metros de aislamiento requieren las áreas forestales. Fuentes hídricas, como la que presume Panqueva está ubicada en el predio Los Arroyos, necesitaría una ronda de protección de máximo 30 metros de diámetro.

Por Juan Pablo Jácome Pinilla
jjacome842@unab.edu.co

 

Universidad Autónoma de Bucaramanga
COMPARTIR