La Laguna de Galápagos: El León Dormido de América

La Laguna de Galápagos: El León Dormido de América

Escondida en las montañas de Rionegro, Santander, y rodeada de exuberante vegetación, se encuentra la ‘laguna encantada’, considerada así por los habitantes de la zona debido a los mitos y leyendas que esta tiene.

COMPARTIR
Los fines de semana y en época de vacaciones, se ve llegar a los visitantes que van en busca del León Dormido de América. /FOTO DANITZA MUÑOZ LIZARAZO

A 55 kilómetros de Bucaramanga, en la Cordillera Oriental de los Andes, se ubica la laguna León Dormido de América, de la cual los habitantes de la región dicen que es la boca de un volcán.

Para llegar al sitio es preferible que los visitantes cuenten con un transporte propio, de lo contrario, tienen que tomar un bus en la avenida Quebradaseca de Bucaramanga que los lleve al municipio de El Playón, y bajarse en el punto que se conoce como ‘La Chapa’ o la entrada al Centro de Investigación La Suiza.

El recorrido hasta el León Dormido es de 19 kilómetros por carretera destapada, hora y media en carro o moto, y de cuatro a cinco horas a pie. También se puede esperar al bus que va hasta Galápagos y sale todos los días (excepto los miércoles), a la 1:10 p.m. de Lusitania en Quebradaseca. Uno de los problemas es que cuenta con poca señalización, solo hay una al comienzo, otra a los nueve kilómetros y la última que señala el desvío de dos kilómetros a la laguna.

“Nosotros vamos un poco perdidos, nos toca preguntar ya que allá abajo había algunos desvíos, hace falta que pongan más letreros”, dijo María Laura García Flórez, quien junto a su esposo iban en moto a conocer la laguna. “Un día que íbamos de paseo vimos el letrero de la laguna en la central y nos llamó la atención, ahora vamos para allá”, agregó la mujer.

Rodeada de bosques se encuentra la laguna El León Dormido de América. /FOTO DANITZA GISETH MUÑOZ LIZARAZO
Rodeada de bosques se encuentra la laguna El León Dormido de América. /FOTO DANITZA GISETH MUÑOZ LIZARAZO

Durante el trayecto se logra apreciar la riqueza natural de la región que incluye aljibes (nacimientos de agua), bosques, flores silvestres, cultivos de cacao, café, plátano, cítricos y aguacate. Solo en tres tramos se puede encontrar una huella, la cual facilita el paso de los vehículos.

“Estas huellas las hizo la Alcaldía de Rionegro, debido a que en esas partes la carretera estaba fatal y dificultaba el paso de los carros”, dijo Azucena Buitrago Liévano, presidenta de la Junta de Acción Comunal de la vereda Alto Bello.

Antes el León Dormido era un lugar desconocido incluso para los finqueros de las veredas cercanas, solo recibía visitas ocasionales de personas extranjeras que querían conocer la laguna y realizar estudios.

La Laguna de Galápagos se encuentra en propiedad privada, desde hace 33 años la dueña de las 350 hectáreas de la finca en la que está es Irma Moreno Lizarazo. La propietaria es consciente del tesoro natural que está en su finca, por eso permite la entrada de los visitantes, aunque le resulta molesto la irresponsabilidad que existe por parte de algunos turistas que solo van a contaminar.

“Está bien que las personas vengan y conozcan, pero que no entren como “Pedro por su casa” y dejen toallas, pañales, icopores y botellas, además, me dejan los portillos abiertos y los animales se salen, no hay responsabilidad por parte de los visitantes”, dijo Moreno Lizarazo.

Sus aguas son de color verde oliva, un espejo que refleja los árboles a su alrededor, también se puede observar cómo se forman pequeñas olas, en algunas partes el agua es abrigada y otras bastante fría. Las personas pueden nadar solo en orillas, aunque es recomendable tener cuidado con algunos lados por el barro blando y viscoso. Es recomendable que no se alejen, porque solo en las orillas se puede sentir el fondo, si la persona se distancia corre el riesgo de ahogarse.

Según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), aún no se tiene un estudio acerca de la laguna de Galápagos, por lo cual no se conoce el área, ni la profundidad del León Dormido de América.

Azucena Buitrago contó que hace poco los hombres – rana, que son expertos en buceo y natación militar de las Fuerzas Armadas de Brasil, estuvieron explorando la laguna y solo llegaron a sumergirse 250 metros y no encontraron el fondo.

En ocasiones, un grupo de ciclistas asume el reto de escalar los 19 km de montaña para llegar a la laguna. /INFOGRAFÍA DANITZA MUÑOZ LIZARAZO
En ocasiones, un grupo de ciclistas asume el reto de escalar los 19 km de montaña para llegar a la laguna. /INFOGRAFÍA DANITZA MUÑOZ LIZARAZO

 

Los mitos del León Dormido

La historia más popular es que hace siglos cuando las tribus Yariguíes habitaban la zona, existía un volcán activo que hizo estragos y atemorizaba a las personas. El dueño del volcán era un gigante león que rugía haciendo temblar la tierra y lanzaba bocanadas de lava. Un día el cansancio lo agotó y cayó en un eterno sueño convirtiéndose en oro, del suelo comenzó a brotar agua que lo arrullaba, sellando la entrada al volcán y transformándose en una gran laguna, de ahí en adelante se volvió furiosa, sus aguas crecían en segundos y atrapaban a quien se encontrara a su alcance. “Una de las cosas que se dice de la laguna es que varias personas se han ahogado allí, a veces ni aparecen los cuerpos”, dijo Irma Moreno Lizarazo, dueña de la finca en la que está el León Dormido de América.

También se dice que allí se encuentra el cacique Yariguí custodiando la laguna, sentado a un lado con su pipa, invitando al visitante a compartir un rato con él, esto si la persona llega saludando al lugar. Los campesinos creían ver patos de oro que nadaban allí, tentando a las personas para que se acercaran. Al lograrlo, un brazo de agua los atrapaba y succionaba a las profundidades, el encanto de la laguna hizo que se convirtiera en un lugar prohibido, por esta razón los campesinos acudieron a un cura para que la bendijera derramando grandes cantidades de sal y así la tranquilizaron.

“Ella antes era muy furiosa, no dejaba que la gente se acercara, se oscurecía, empezaba a hacer mucho aire e incluso se revolcaba. Luego de que trajeron al padre ella se calmó”, comentó Buitrago Liévano. El indio es el que ayuda a mantener al león dormido y se dice que el león despertará el día que el indio se vaya, el oro se fundirá lanzando al aire toneladas de piedra y lava que destruirá poblaciones vecinas.

“De esta laguna dicen muchas cosas, entre esas que cuando el volcán vuelva a surgir acabará todo e incluso llegará a destruir a Bucaramanga”, dijo Moreno Lizarazo, quien añadió que hay noches en las que la laguna empieza a bugir y revolcarse, pero se escucha lejos, aunque está bastante cerca de su casa. También en la superficie se ha encontrado un raro líquido que parece una nata, no es petróleo y se sigue desconociendo qué sea, aunque ya fueron personas a investigar.

 

Turismo a la laguna

En el Plan de Desarrollo de la Alcaldía de Rionegro, el alcalde Wilson Vicente González Reyes incluyó en el punto 4.1.2 sobre turismo, un inventario con 23 lugares o sitios, entre los que se encuentra la laguna León Dormido de América, en el plan se resalta que esos lugares deben ser potencializados en inversiones para fomentar el turismo en el municipio, por eso se realizó en una mesa de trabajo, en la que se sacaron debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas para poder hacer esto. El alcalde González Reyes, durante su campaña resaltó que iba hacer de la laguna un sitio turístico, prometiendo arreglar la vía de acceso y adecuando el lugar para los visitantes.

“Lo primordial es arreglar la carretera para uno poderse trasladar hasta allá, es un camino de herraduras, por lo menos que se arregle la entrada a la laguna porque allá no hay vía, un carro pequeño no puede entrar”, dijo Azucena Buitrago Liévano, presidenta de la Junta de Acción Comunal de la vereda Alto Bello, una de las principales veredas de la zona.

Por el momento la única gestión que se ha realizado por parte de la Alcaldía es publicitar la laguna, ya que por ser un municipio de sexto nivel no se cuenta con el dinero para un proyecto como este. “En estos momentos no se tienen los suficientes recursos como para hacer turístico el lugar, se ha invertido en el arreglo de la vía que es lo primordial para los habitantes de las veredas”, dijo Irma Yaneth Delgado Moreno, secretaria de Interior de la Alcaldía de Rionegro.

Mientras el lugar seguirá perteneciendo a la familia de Irma Moreno Lizarazo, la cual ya se ha encargado de cercar el lugar por seguridad, ya que en una ocasión una persona intento hacer una carretera sin autorización de los propietarios.

 

Por Danitza Giseth Muñoz Lizarazo
dmunoz664@unab.edu.co

Universidad Autónoma de Bucaramanga