Inicio Bucaramanga “Inyecciones de vida”: niños con cáncer también celebraron la fiesta de disfraces

“Inyecciones de vida”: niños con cáncer también celebraron la fiesta de disfraces

En la zona feliz del Hospital Universitario de Bucaramanga, HUS, 30 niños de la fundación Amor y Esperanza celebraron como cualquier otro la fiesta de disfraces, esta vez acompañados por estudiantes voluntarios de la Unab.

COMPARTIR
Niñas de la fundación Amor y Esperanza./ FOTO MATEO GALINDO

En una tarde llena de sonrisas, 30 niños entre 3 y 15 años que actualmente están en tratamiento oncológico, tuvieron la posibilidad de disfrutar de su fiesta de disfraces, fiesta que les permitió salir de la cotidianidad y poder tener un espacio didáctico en la Zona Feliz, la cual se creó especialmente para los pequeños que luchan contra el cáncer y desean sobrellevar lo mejor posible su estancia en el Hospital Universitario de Santander.

Ángela María Díaz, profesora e investigadora del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, motivó a 25 estudiantes para ser voluntarios en esta jornada que llevó alegría a niños que se encuentran en tratamiento, afirmando que la intención es que: “salgan un poco de esa burbuja de comodidad que muchos en la universidad tienen y que vean que hay otras realidades sociales importantes de apoyar y que aprendan a sensibilizarse, compartir e ir creando ese espíritu más social, más allá de simplemente darles temas teóricos”, comentó para Periódico 15, sobre la importancia de actividades que permitan sacar de las aulas lo visto en clase.

Amor y Esperanza tiene como misión brindar ayuda de manera integral a los niños diagnosticados con cáncer y a sus familias, “que se diviertan, que salgan un poco de todo lo que tienen que vivir y que sean muy felices”, son los deseos de Omaira Suárez, madre de una pequeña de 12 años que al igual que sus compañeros, salieron de la rutina a través de estaciones, como pinta caritas, juegos de bolos, mímicas, ‘karaoke’ de películas infantiles, témperas, elaboración de máscaras, rondas de baile, payasos, dotación de disfraces y un mural de los sueños en el que los pequeños dibujaron lo que quieren ser, logrando exitosamente una tarde distinta para los niños del HUS.

Para Audrey Vega, voluntaria y encargada de la actividad, actos como estos son importantes porque “se sacan a los niños del entorno de puyas, quimios, dolores, enfermedades y del llanto, una tarde como hoy hace que los niños se olviden de que están enfermos, de que están en tratamiento, pasan maravillosamente, esto les ayuda a darles inyecciones de vida”.

La fundación en una labor continua posee otros programas en los que le entregan “’kits’ ternuritas” a cada niño que llega por primera vez al hospital, compuesto por implementos de aseo, además proponen paseos a diferentes sitios turísticos de la región y en el “mercadillo de Guadalupe”, venden ropa en buen estado, reuniendo recursos para celebrar los cumpleaños, dar ‘kits’ escolares y regalos de navidad.

 

Vea la nota completa y galería fotográfica de la jornada aquí:

Por

David Flórez Villamizar

jflorez438@unab.edu.co

Universidad Autónoma de Bucaramanga
COMPARTIR