Inicio Conflicto Isabella Sanroque, una mujer fariana que espera la revolución sin armas

Isabella Sanroque, una mujer fariana que espera la revolución sin armas

COMPARTIR
Zona Veredal Transitoria (ZVT) Mariana Páez. /FOTO SUMINISTRADA.

Por Deisy Arévalo de Datéate al Minuto – Uniminuto

 

Entre mitos y verdades tanto Isabella Sanroque como la página Mujerfariana.org, inician un arduo camino hacia la reintegración, reincorporación y reconciliación entre el grupo armado FARC-EP y la sociedad civil, en búsqueda de un avance positivo del post-acuerdo y la legitimación de su imagen dentro del grupo guerrillero más antiguo del mundo.

Isabella Sanroque, una bogotana que lleva 12 años en las filas de las FARC-EP y quien hoy hace parte de la delegación de paz de este grupo guerrillero, ha tenido que sobrepasar diferentes obstáculos en la búsqueda del cumplimiento de sus ideales. Su familia se constituyó sobre varios pilares fundamentales, entre ellos, el respeto, el amor y los principios morales. “Tuve una infancia muy tranquila. Solamente vivía con mi mamá, ella fue quien me sacó adelante. En mi hogar siempre se me inculcaron los valores. El amor y el respeto fueron esenciales en la casa”

“Después de tener una visión más crítica de mi entorno, me encontré de frente con la realidad social que estábamos viviendo en el país, descubrí que se necesita una transformación urgente de estas realidades. Duré cinco años preparándome y formando mis convicciones políticas hasta que al fin decidí integrarme a las filas de las FARC-EP en el año 2005”

Pero la guerra no es fácil, Isabella tuvo que atravesar duras pruebas en su tránsito por la guerrilla. Una de ellas fue el asesinato de su pareja sentimental con quien llevaba dos años de convivencia, él murió en un asalto al grupo guerrillero. “Las cosas difíciles siempre han estado ligadas a la muerte de seres queridos, la muerte de mi compañero es una de ellas, como la de algunos amigos en el Sumapaz, la muerte de Alfonso Cano, entre otras; mientras que las cosas bonitas se reflejan en momentos alegres que vivimos en la cotidianidad, siempre se ve reflejado el compañerismo y la fraternidad entre nuestro grupo, acontecimientos como la firma del acuerdo nos llenó a muchos de alegría y esperanza”.   

  Una de las cosas más inquietantes de las FARC-EP está relacionada con temas de abuso sexual, abortos forzados y el trato en general hacia las mujeres dentro de este grupo guerrillero. Isabella asegura que este tipo de actos no se han visto dentro de las filas, el índice es muy bajo y los medios masivos de comunicación se han encargado de victimizar y deslegitimar la labor de las mujeres farianas. “Ha sido muy fuerte la campaña de desprestigio a las mujeres guerrilleras, porque eso de decir que somos mujeres violadas, que aquí se nos prostituye, es invisibilizarnos debido a que nosotras somos el 40%; siempre acudo a esta cifra, porque si fuéramos sometidas a todo este tipo de malos tratos nos hubiéramos retirado hace muchísimo tiempo de las filas”.

“A diferencia de la sociedad que es patriarcal, en las FARC-EP establecemos relaciones de mucho respeto, no hay violencia física o sexual, las mujeres tenemos las mismas oportunidades que los hombres, si nos esforzamos en estudiar y trabajar podemos proyectarnos en lo que queramos, y por supuesto  para nosotras es una exigencia, ya que, el cambio de la sociedad patriarcal a integrar las filas de la guerrilla es un vuelco total, en las FARC-EP se potencializan esas posibilidades de ser alguien, más allá de ser mujer y tener hijos existe la posibilidad de decidir ser comandante, enfermera, por ejemplo, yo soy una persona crítica del sistema capitalista y así tengo mayores posibilidades a nivel político”.

¿Quiénes son las mujeres farianas?

“Las mujeres farianas hemos existido desde que se creó las FARC-EP, somos mujeres revolucionarias, con mucho amor por el pueblo, con mucha complicidad entre nosotras, con un altísimo nivel de sororidad, pero también muy activas, soñadoras y organizadas; esto se ve muy ligado a nuestra formación militar”.

“Nosotras siempre existimos, pero siempre vivimos opacadas por los medios tradicionales y el imaginario de la gente. La Habana nos abrió las puertas para que pudiéramos mostrarnos además que también trabajamos en conjunto con organizaciones de mujeres en Colombia, lo que permitió que se construyera la subcomisión de género. Todos esos fenómenos que vinieron presentándose nos motivaron a buscar un medio para mostrar quiénes somos, y es ahí donde nace la página “Mujer fariana”.

Mujerfariana.org es una página integrada por guerrilleras de las FARC-EP con el fin de dar a conocer sus posturas frente a diferentes temas, que abarcan como perspectivas de género y lucha social, ideologías, empoderamiento de la mujer en temas culturales, sociales y políticos; así mismo, es un espacio abierto para el diálogo de saberes y representaciones feministas.

Para Isabella, la justicia social se traduce en alcanzar un nivel de desarrollo paulatino, diferencial y efectivo que permita a las personas tener unas condiciones de vida distintas con dignidad y una mejor situación socioeconómica. “Considero que el Acuerdo de Paz es el punto de partida para que se logre la justicia social, justicia restaurativa para las víctimas, para el campesinado colombiano, que haya justicia para la participación de las mujeres, la legitimación de la participación política de la Colombia diversa, pluralista y multicultural”.

“Nosotros sí tenemos en la memoria cosas como el fenómeno paramilitar, el sicariato, entre otros, pero es más la voluntad para que el acuerdo se lleve a cabo, esperando que la sociedad colombiana presione al gobierno para que se le dé cumplimiento a lo que está pactado, nosotros le estamos metiendo el corazón al acuerdo esperando que todo salga bien”. Luego de la desmovilización del M-19 arranca una campaña de exterminio contra los partidos políticos de izquierda, entre ellos, cerca de 3.000 militantes de base del Partido Comunista Colombiano en una apuesta por el nuevo partido creado en 1984 la Unión Patriótica (UP).

¿De qué manera las mujeres pueden participar para la construcción de paz en Colombia?

“Es muy importante la participación de las mujeres porque somos un poco más de la mitad de la población, pero también, porque las mujeres en el contexto de la guerra hemos sufrido más este tipo de conflicto desde las viudas, desplazadas, etc. Además, nosotras tenemos una gran cantidad de energía a partir de que muchas optan por dar vida y eso es un símbolo muy importante en la construcción de una sociedad. Pienso que vincularse políticamente es también despojarse de ese atraso al que nos han sometido en distintas esferas sociales. Entonces, es tiempo para que las mujeres se vinculen, conozcan el acuerdo y lo defiendan desde las distintas formas de participación que existen”.

A medida que el Acuerdo de Paz se lleva a cabo con sus respectivos escollos y atrasos en la implementación de los puntos pactados, las FARC-EP emprenden una campaña de reintegración y reincorporación a la vida civil. Mujeres, hombres y en general toda la comunidad fariana viven con el anhelo de hacer una revolución sin armas. Ahora, solo queda esperar cuánto tardará este proceso que para la guerrillerada ya no tiene vuelta atrás.

Universidad Autónoma de Bucaramanga
COMPARTIR