Inicio Bucaramanga Estudiante universitaria obtiene segundo lugar en premio a la Investigación sobre primera...

Estudiante universitaria obtiene segundo lugar en premio a la Investigación sobre primera infancia

De acuerdo con el Cinde, este año se presentaron 39 investigaciones de 9 departamentos y 15 municipios de Colombia, en la categoría Trabajadores en la primera infancia.

COMPARTIR
El reconocimiento resalta los aportes en materia de investigación para la primera infancia / FOTO OFICINA DE PRENSA UNAB

 

La propuesta de investigación “estrategias lúdico-pedagógicas” basadas en el arte, presentada por la estudiante de Licenciatura en Educación Infantil de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), María Alexandra Cabeza Hernández, obtuvo el segundo lugar del Premio Marta Arango Montoya a la Investigación en Primera Infancia.

En 2016 fue establecido el premio por el Fondo Acción y la Fundación Centro Internacional de Educación y Desarrollo Humano, Cinde, concurso anual que resalta la relevancia de los aportes de la investigación en el campo de la primera infancia, teniendo en cuenta la producción escrita, creativa y de alta calidad. Este año se presentaron 39 investigaciones de 9 departamentos y 15 municipios de Colombia, en la categoría Trabajadores en la primera infancia.

La estudiante del programa de la Unab obtuvo el segundo lugar en estos premios, por la estrategia en la que fomenta el desarrollo integral de los niños entre 3 y 4 años del Preescolar Cajasan Colonitas de Bucaramanga. Allí, ella vincula el arte como ejercicio inherente a los infantes y como vía de expresión natural, que evidencia su desarrollo integral.

La motivación de Cabeza Hernández es el impacto que cada una de sus acciones tienen en los niños, explicando que como docente en ejercicio, al llegar a la práctica “encontré la tendencia de medir el conocimiento de los niños por el volumen de sus cuadernos o fichas que desarrollaban, pero el ejercicio como estudiante de Licenciatura en Educación Infantil, la Unab me ha permitido confirmar que son aquellas experiencias sensoriales las que viabilizan el proceso de aprendizaje a ser indeleble y mejor aún, divertido”, dijo la estudiante.

Desde el aula de clase, cada docente le enseña a los futuros profesionales la importancia de ser pioneros en una revolución educativa, “una revolución bien entendida, como aquella que sea capaz de remover estereotipos y prejuicios frente al quehacer pedagógico y empoderar al docente como motivador del gran potencial de los niños y niñas de nuestro país”, aprendizaje que Cabeza Hernández aplica día a día y se ve reflejado en este logro, “reconocimientos como este hacen visible la gran gama de intervenciones pedagógicas innovadoras que nuestra región realiza”.

Información Prensa Unab

Universidad Autónoma de Bucaramanga
COMPARTIR